MANIFIESTO PARA EL TRABAJO ÁGIL E INTELIGENTE

Ser más flexible y trabajar de una forma más inteligente debería estar en el centro de la transformación y racionalización de las organizaciones. En el trabajo del siglo XXI se trata de lo que haces, no de dónde  lo haces. Estamos descubriendo mejores y más inteligentes formas de trabajar haciéndolo y ayudando a otros a hacerlo. Creamos que el trabajo inteligente marca la diferencia en la triple línea de flotación, aportando beneficios para el negocio, para las personas que trabajan allí y para el medio ambiente.

 

Valoramos:

Personas y equipos más que estructura y organización

Equipos autogestionados más que grupos gestionados de forma centralizada

Resultados más que la gestión de tareas

Hacer que las cosas avanzan más que seguir los procesos

Responder al cambio más que seguir un plan

 

Eso no significa que no valoremos los elementos a la derecha. Pueden ser extremadamente importantes. Sin embargo, valoramos más los elementos de la izquierda.

 

Principios detrás del Manifiesto para el trabajo ágil e inteligente.

 

Valoramos:

Simplicidad - el arte de maximizar la cantidad de trabajo no hecho es esencial.

Colaboración e Innovación - Creación de entornos digitales y de oficina que faciliten la colaboración y la innovación.

Eficacia - Aumentar la eficacia de nuestras actividades

Resultados del trabajo - Centrar nuestro trabajo en los resultados en lugar de en los procesos

Equilibrio entre la vida laboral y privada - Satisfacer las aspiraciones de los empleados para mejorar el  equilibrio entre la vida laboral y personal

Reducción - Reducir los costes financieros de la gestión de una organización

Medio ambiente - Reducción de la huella ambiental de nuestras prácticas de trabajo.